Oferta San Valentín

Aprovechando el 2° Aniversario del lanzamiento de mi primera novela y el día del amor, Compromiso con La Mafia a un precio especial, tanto en formato papel como digital.

Entra en Amazon y regala esta historia de amor

Anuncios

Colabora con el #MesIndie

Compromiso con La Mafia ha sido uno de los títulos seleccionados para el Mes Indie de Amazon, en el que encontrarás muchas novelas hasta con un 80% de descuento en formato Kindle durante todo el mes de Octubre.

Os aconsejo que echéis un vistazo a esta página Mes Indie de Amazon y no os perdáis esta oportunidad

Por aquí os dejo algunos títulos imprescindibles a tan solo 1,19€

Muchas gracias por colaborar con el autor independiente.

Los escritores de romántica los peores vistos

No sé si sabréis lo mal considerada que está la literatura romántica en todos esos múltiples grupos que hay dedicados a escritores. Los autores de románticas somos los grandes apestados, porque para el resto, lo primero, es que nos dedicamos a este género porque no sabemos escribir, y segundo, porque vamos a lo fácil, según ellos.

En el concurso Indie de Amazon que acaba de finalizar, la posibilidad de que gane una novela romántica es prácticamente remota.

Yo puedo dar fe de la gran calidad que se ofrece hoy en día en este género y sobre todo en autores autopublicados.

Cómo siempre, no quiero generalizar ni son todos los escritores que se dedican a otros géneros ni todos los que nos critiquen.

Pero ahora yo pregunto:

¿A alguien le suenan estos títulos?

– Las amistades peligrosas

– Romeo y Julieta

– Jane Eyre

– Lo que el viento se llevó

– Cumbres borrascosas

– Orgullo y prejuicio

– De amor y de sombra

– Como agua para chocolate

– El amor en tiempos del cólera

– Los puentes de Madisson

Y así un largo etc entre clásicos, contemporáneos y actuales.

¿Alguien sabe quién escribió estas grandes novelas «ROMÁNTICAS» que casualmente han sido llevadas al cine o la televisión, en diferentes

y múltiples versiones?

¿Sabéis que el autor de romántica se tiene que esforzar el doble en dar calidad y buena edición para no ser criticado a saco cuando hay editoriales que no se molestan en dar ese servicio o publican sin una adecuada revisión?

¿En cuántas novelas el detonante de la trama no es una relación romántica? Las habrá, por supuesto. Pero yo he leído géneros como el triller, la novela negra, el terror o la ciencia ficción, donde hay un alto contenido de romance e incluso erotismo, pero claro… solo es un aderezo, no es una novela romántica.

Quizá compañeros de afición, debamos de calificar nuestras novelas en otro género, a ver qué pasa, a pesar de que sea el más vendido de los últimos años.

Karen: Un psicothriller de terror adictivo

Hoy vengo a recomendaros esta novela de terror psicológico que está participando en el concurso índice de Amazon.
Conocí a este autor, Sebastián E. Luna, a través de una buena amiga, Dulce Merce, editora y autora de novela romántica que me recomendó sus novelas. Me decidí por SENDEROS DE ROCK, que me mantuvo pegada a sus páginas durante cuatro días y de la que os hablaré en otra ocasión, porque no tengo más que buenas palabras para esta lectura que me dejó una resaca importante. No perdáis la ocasión de leerla.
Con KAREN tuve la oportunidad de ser lectora post edición, que para mí fue todo un privilegio, ya que me enamoré de la forma de escribir de este autor con sus Senderos, y tengo que decir que no me decepcionó en absoluto aun siendo un género diferente al anterior. Sebastián sabe cómo enredarnos y hacernos creer una cosa cuando luego es otra, pero mejor os dejo la opinión que le escribí nada más terminar la novela y recuperarme de su inesperado final.

Opinión en Amazon:

Karen llegó a mí de casualidad, envolviéndome en el misterio de las calles de su pueblo y de la agresión que sufrió. Cambió mi vida para siempre. Me hizo dudar de mi sexualidad, de mi cordura y confiar en personas de gran carisma y desconfiar del resto de sus habitantes, pero cuánto me equivocaba.

Sentí la angustia, la tensión y hasta la aprensión por estar a oscuras, el temor a abrir una puerta sin saber que encontraría tras ella, o querer aventurarme por las calles empedradas arrastrada por una atracción extraña.

Querer alunizar, sentir la lengua de una extraña y bailar al ritmo trepidante del metal en un local oscuro y siniestro…

Me llamo Leti y realmente, esta es mi historia.

Porque no son las vivencias de Karen, no, son las de su psicóloga lo que encontraréis.

Cuando terminé esta novela, quedé en shock. Tuve que reposarla antes de plantearme si quiera hacer un comentario y sin saber por dónde empezar.

Desde luego el término "psicothriller" es la mejor descripción que se le podía dar. Porque no es el típico terror que te produce náuseas. Es el que te mantiene página a página totalmente abducida, dilucidando, desgranando y haciendo tus propias conjeturas, que conforme avanzas en la lectura cambian constantemente y vuelven a cambiar cuando queda poco para el final. Que te mantiene en tensión y con una luz encendida, que te asalta y te sorprende, que sabe sacarte una sonrisa y calentarte, no precisamente el corazón. El escritor sabe perfectamente integrarte en la acción, en los sentimientos de los personajes tan bien construidos, en las calles de ese pueblo que no visitarías jamás. Dudar, desear, desconfiar, odiar. Plantearte la cordura de la protagonista y de la tuya propia para llevarte a sus últimas páginas a ritmo de maratón y un final desconcertante, o no…

La pluma de Sebas es exquisita y no defrauda. Su labor de documentación es obvia y muy bien empleada, sin distraerte de la trama con adornos innecesarios, siendo concreto y entretenido.

Es la segunda novela que leo suya y me ha conquistado por completo. Estoy segura de que sería capaz de triunfar con maestría en cualquier género, incluso en la romántica erótica, eso, si fuera capaz de atreverse. Ahí lo dejo.

Enhorabuena autor y muchos éxitos.

Nueva reseña 

Esta tarde me he encontrado etiquetada en Instagram, con una nueva reseña sobre mi libro «Compromiso con La Mafia»

Os dejo el enlace a su blog más abajo para que la leáis y averigües cómo llegó a sus manos mi libro, ya que mi asistencia al evento RA de 2016 tuvo sus frutos.

Tanto la reseña, como el gusto a la hora de elegir las fotos como atrezzo para su blog como en Instagram, me han gustado muchísimo, porque los que me conocen, saben que adoro las orquídeas y que las opiniones de los lectores nos sirven para aprender y mejorar.

Muchas gracias Lorena Rivera, por dedicar tu tiempo a mí pequeño.

                                                                    Mis momentos de relax

Kilómetro Cero de Dulce Merce

KM0 - Portada 3

 

Hoy vengo a recomendaros un libro en el cual tuve el privilegio de participar como prelectora.

Es una historia que se aleja un poco del género al que estamos acostumbradas. No es una novela erótica y tampoco una del todo romántica. Yo la calificaría más como “Drama Romántico.”

Es un relato realista, que no comienza con la típica chico conoce a chica, se enamoran, se pelean y vuelven para ser felices y comer perdices, no. Esta historia comienza por el final, y en su proceso, el protagonista, un taxista de Madrid, intenta hacer frente a sus inseguridades, su pasado, sus miedos más arraigados y su felicidad truncada.

La familia, muy importante en esta trama, le ayudará a abrir los ojos, unos más que otros… y también los clientes de su taxi, que no solo recorrerán las calles de esta gran ciudad junto a Daniel, sino que nos harán conocer mejor a este personaje que os encandilará, con todos sus defectos y virtudes, adentrándonos en sus más íntimos deseos, sus ilusiones o sus pensamientos más oscuros y destructivos.

Está llena de emociones y frustraciones, de equivocaciones y malas decisiones, de risas, alegría y tristeza… de esperanza. Escrita de forma impecable por la mano de Dulce Merce, una autora que escribe de manera exquisita y correcta, a la que no deberíais dejar de leer, tanto su novela Kilómetro Cero en Amazon, sus simpáticas y originales entradas que no tienen desperdicio, o sus relatos cortos o por capítulos, que encontrarás de forma gratuita en su Blog.

Gracias Merce, por hacerme partícipe de este proyecto diferente y tan original como tú.

 

May Blacksmith

Hablando de postres

Hace un tiempo me ofrecieron la oportunidad de asistir a una comida exclusivamente de mujeres. La propuesta me pareció interesante, aunque no conocía a la mayoría, rondaban mis mismos años y muchas de ellas estaban en la misma situación en la que me encuentro ahora, así que me animé a acudir.

A mí me hace falta algo más que una comida para abrirme y participar en las conversaciones, además, entre tanta mujer, era inevitable que se formaran grupitos y diferentes diálogos, así que fui más una observadora que otra cosa.

“Ya sabéis como somos las mujeres de mediana edad, aunque algunos hombres piensen que somos aburridas y gruñonas, nada más lejos de la realidad.” Unos marianitos previos y el vino corriendo a raudales por la mesa, fue animando el evento. Lo que ocurre es que a mí el vino no me gusta y soy más de comer con agua (igual sí que soy bastante aburrida), y llega el momento inevitable en el que las conversaciones decaen y pierden fuerza, pero es justo en el que aparece el postre, ese que has pedido por propia elección sin que nadie influya en tu decisión, por el que has sido capaz de no terminar el segundo plato y dejarle un hueco (cosa que JAMÁS haría un hombre), ese momento tan excitante y dulce, y es que en esta etapa de nuestra vida podemos  disfrutar de pocos instantes así (o eso creía yo).

Nos ponen el plato delante perfectamente decorado. Nos deleitamos en él sin perderlo de vista, dedicándole toda nuestra atención, cogemos la cuchara y… ¡Zasss! nos la introducimos en la boca. Lo saboreamos, lo paladeamos, levantamos la vista y nos miramos unas a otras mientras sonreímos de forma pícara al tragar, y comienza la inevitable conversación propia de la edad: ¡La repostería! Y a mí la verdad es que no se me da muy bien (lo que os decía, rancia, aburrida y poco creativa), se me da mejor escuchar, y como ya sabéis que me encanta escribir, tomé notas mentales de toda esa conferencia relativa al arte de amasar, montar, cubrir o decorar, que es el arte de la repostería, y este es el resultado al que llegué dándole mi peculiar visión.

 

Hablando de postres

¿Os habéis fijado en la variedad de yogures que hay ahora en el mercado?

Si os digo la verdad, nunca he sido de yogures, tampoco de fruta, solo por obligación, aunque sea más sana y todo ese rollo, porque ¿quién cierra los ojos y se pone a pensar en lo agusto que se comería una manzana en ese momento que estás tirada en el sofá y con ganas de llevarte algo a la boca? Pues nadie.

A mí siempre me han ido más los postres contundentes, eso cuando los tomo: tarta de queso, tiramisú…, pero últimamente voy al súper y no hacen más que ponerme yogures delante con sabores que no había probado en mi vida.

¡Fruta de la pasión! ¿Con ese nombre cómo no te va a tentar? Pues oye, no estaba mal, aunque tampoco es que me dejara muy… apasionada.

Luego vi el de kiwi con cereales, ya sabéis, por eso de activar el tracto intestinal. Bueno, fue una experiencia diferente, a tener en cuenta, incluso para repetir algún día, ya que es el que más suele estar de oferta en mi supermercado habitual.

El caso es que un día volví a lo tradicional. Al de vainilla, ese sabor de siempre, yendo a lo seguro, aunque no termine de dejarte satisfecha. Es como el de limón, que te gusta y de vez en cuando repites, pero luego te deja una  acidez… y de repente vuelve a presentarse delante de tus narices una promoción difícil de rechazar.

¿Os gustan los frutos rojos? Ya habréis leído lo que dicen de ellos, que te rejuvenecen (yo creo que a mi edad todos los yogures lo hacen), y bueno, no soy de cosas ácidas, pero los frutos rojos me ponen, digo, me molan. Siempre me han gustado, pero nunca los había probado en ese tipo de envase y me dije: ¿por qué no? Aunque ya sabéis, muchas veces te imaginas que va a ser la releche y luego el sabor no supera tus expectativas, aun y todo me lancé a ello. El caso es que cuando lo pruebas, aunque no fuese lo que esperabas, resulta que la misma marca te propone otra variedad en la que incluye una nueva fruta, y dices: ¡esto ya no son solo frutos rojos! ¡Lleva moras! ¿Y cómo resistirse a eso? Ese fruto algo más oscuro tan delicioso y difícil de degustar al natural, casi prohibido, porque es poco recomendable comerlo del propio arbusto…, pero sabes que en cuanto lo pruebes y sepa a lo que esperas, vas a ser fiel a esa marca y a todo lo que te ofrezca, porque detrás de las moras vendrán los arándanos, de eso estoy casi segura.

Así que en ello estamos, probando nuevos sabores.

A pesar de que me encantan los postres tradicionales y de toda la vida, resulta que ya no los hacen como antes, parecen una cosa y luego saben a otra.

Por ejemplo la tarta de queso. A mí me ha gustado a los veinte, a los treinta y a los cuarenta y sigue siendo mi postre preferido. Su aspecto, incluso ella, te promete que es casera, que tú no dices que no, que va a estar hecha de queso mascarpone, y es de las de horno, de las que más te gustan y que aunque no lleva en esta ocasión mermelada de arándanos, es de auténtica fresa, pero en cuanto te comes la primera cucharada, solo una, te das cuenta que es de nevera, que su principal ingrediente es queso de untar y que ni es mermelada casera ni nada, sino sirope de fresa y del malo .

Luego está el tiramisú, ese que se te resiste, que deseas probar porque crees que como caigas vas a pedirlo a diario, y a estas alturas hay que cuidar la línea y no quieres depender de la báscula por mucho que te guste. Es un producto exclusivo de ese local, o al menos eso insinúa el camarero, pero un día reconoce que en realidad, a unos cinco kilómetros, hay alguien comiéndose el mismo producto como mínimo una vez al mes, porque se fabrica de manera industrial y aunque te quedas bastante decepcionada, sientes cierto alivio de no habértelo comido al final, porque seguro que encima uno de sus ingredientes era el tan famoso y ahora de moda aceite de palma o palmiste, que como conoceréis, puede llegar a bloquear tus arterias. Y ya que el futuro está lleno de bebidas líquidas que te van a ayudar a bajar el colesterol o la presión arterial, voy a aprovechar a disfrutar de esta variedad de yogures que me ofertan en este momento (sin abusar claro, que todo en exceso es malo), hasta que me canse de usar la cuchara, y os animo a que lo hagáis ¿O no habéis visto a Madonna cómo sigue moviéndose en el escenario a pesar de su edad? Y es que no hace más que revelar al mundo entero que su secreto está en los yogures… que se come, que unas veces le dura un sabor más que otro, sí, pero que no dejan de ser yogures.

 

May Blacksmith


 

Sin vuelta atrás 

IMG_1330

Tu corazón se acelera sin saber por qué.
Estás trabajando en esa pieza que se te resiste y estás muy concentrado. Notas la presencia de un cuerpo, pero antes de girarte se pega a ti.

Te quedas paralalizado por su aroma, como a frutas, ¿manzana quizás? Te deja embriago y cierras los ojos. Sientes sus pechos pegados a tu espalda, sabes quién es, pero todas esas fantasía que has tenido con ella no te dejan reaccionar. La deseas desde hace tiempo y ahora sus manos se deshacen de la pieza que manipulabas y acarician tus manos de forma sensual.

No sabes qué hacer, pero ella se encarga de todo. Pasa sus labios por tu cuello, te susurra palabras incomprensibles y tu polla reacciona al instante. Quieres tocarla pero no puedes, hay algo que te lo impide, sabes qué es, pero miras a otro lado, ya no puedes más, quieres dejarte llevar por esas caricias que se acercan a la cremallera de tu mono. Contienes la respiración cuando sientes como baja la cremallera hasta abajo y roza deliberadamente tu entrepierna. Ya lo veías en su mirada, ese deseo que tan bien conoces porque es reflejo del tuyo.

Mete la mano bajo tu bóxer, y te encuentra excitado. Tu polla llora de necesidad.

La quieres de rodillas en su boca y sin saber cómo, se lo ordenas. Ella no tarda en obedecer. Te das la vuelta y ahí está, obediente,m. Te agarra de nuevo lamiendo la esencia de tu excitación, tragándosela entera, despacio, hasta el fondo… no quieres que pare. Quieres teminar en su cara, en esos labios rojos que te provocan cada día y que no empezó a pintarse hasta que vuestros ojos y vuestros cuerpos conectaron. Cada vez más deprisa, sabes que no vas a aguantar mucho más.

Miras hacia abajo y ves como la cremallera de su mono también está abierta, y una de sus manos se pierde en su sexo. Gruñes al escuchar su humedad mientras sus dedos penetran en ella. Quieres estar allí aunque no debas. Quieres follartela y hacerla tuya, aunque solo sea por esta vez.

Te corres en su boca. No te da tiempo ni de avisarle. Y sabes que ya no hay vuelta atrás, que ha sido el fin de tu agonía, pero el principio de algo que no quieres dejar escapar.

FIN

May Blacksmith